martes, 11 de octubre de 2016

Futuro incierto

El panorama político de España se enfrenta a corto plazo con un escenario plagado de incertidumbres. La conspiración contra Pedro Sánchez, un auténtico golpe de mano en el seno del PSOE, les estalló en las manos a sus inspiradores y promotores. El presunto acuerdo secreto del exsecretario general para alcanzar un Gobierno alternativo con el resto de las fuerzas de la izquierda precipitó los acontecimientos, ya por todos conocidos.

Javier Fernández.
Susana Díaz y las técnicas saduceas del susanismo, trepar y cortar cabezas, han resultado gravemente afectadas por el golpe de mano que dio a luz a la actual comisión gestora, un órgano endeble que se deberá enfrentar al dilema de si apoyar, o no, la investidura de Mariano Rajoy, que ya se atisba en el horizonte.

En este sentido, el presidente de la citada gestora, el asturiano Javier Fernández, certificaba y justificaba hoy mismo la situación por la que atraviesa el órgano de dirección diciendo que “el dilema es abstenerse, que no significa apoyar, o unas terceras elecciones, que son malas para España”. Pensamiento al que se refería el veterano dirigente socialista malagueño Enrique Linde, escribiendo un tuit en el que manifestaba que “las cosas se han puesto, o mejor, las han puesto, para que solo la abstención sea la salida posible”.

Aunque parece evidente que la inclinación por la abstención del PSOE, que deberá dirimir el comité federal de los socialistas, y que podría ser convocado para el próximo día 23, no lo tendrá nada fácil, a pesar de que Ana Pastor, presidenta del Congreso de los Diputados, y el Partido Popular, hayan tendido una alfombra roja, mediante el calendario que han diseñado. Ya es oficial que Felipe VI celebrará las preceptivas consultas para la investidura los días 24 y 25 y que el tope está en el día 31, fecha en la que se deberán disolver, otra vez, las cámaras legislativas.

Este intento de restar presión sobre la gestora del PSOE, no evitará que la sublevación en las filas de la organización siga en aumento. Y no sólo por la decisión del PSC de mantener el no es no, sino porque también en otras importantes federaciones, como la andaluza, la rebelión de una parte importante de la militancia, encabezada por el alcalde de la localidad granadina de Jun, que exige primarias y la celebración de inmediato de un congreso federal extraordinario, suma adeptos día a día.

Por lo que la tormenta perfecta instigada por Susana Díaz y jaleada por los barones del PSOE, además de por la derechona, en toda su extensión, está en vías de propiciar los efectos contrarios a los que, probablemente, perseguían sus promotores. Según algunos sondeos la mayor parte de la militancia y los votantes socialistas, estarían ahora mismo a favor del regreso de Pedro Sánchez.

A la vista de este relato parece claro que el futuro del PSOE y del futuro Gobierno de España se presenta plagado de incertidumbres, a pesar de que la propaganda insista machaconamente en presentar la abstención ante la investidura de Rajoy como la única solución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario