lunes, 4 de septiembre de 2017

Pedro Sánchez resbaló en Andalucía

Es una evidencia indiscutible que Susana Díaz ha mantenido el 20 por ciento como mínimo de firmas o avales, para poder presentarse a las elecciones primarias en el PSOE de Andalucía, lo que traducido a la cruda realidad significa que ha puesto palos en las ruedas para que no surjan candidaturas ajenas al aparato susanista.

Este hecho se pone más de relieve tras la noticia difundida este pasado fin de semana que hacía referencia  a la preocupación existente en Ferraz ante la posibilidad de que no puedan celebrarse primarias en el conjunto de las ocho provincias andaluzas, donde ya han proclamado su intención de concurrir a las citadas elecciones internas precandidatos próximos al sanchismo.

Pedro Sánchez.

La mayoría de los militantes que han anunciado su intención de aspirar a optar a las diferentes secretarías provinciales del PSOE de Andalucía se trata de personas, ajenas a las tesis de Su Susanísima, que tienen su vida laboral, de la que viven, y que por lo tanto, no disponen de ninguna prebenda oficial y carecen del tiempo y de los recursos para tratar de obtener el 20 por ciento de los avales.

Pero la responsabilidad de lo que ahora sucede en Andalucía, donde ya ha comenzado la carrera para la recogida de avales, es, en este caso, en buena medida de Pedro Sánchez y su equipo. Ya que en el pasado 39 Congreso Federal dejó una puerta abierta a esta posibilidad.

Y me explico. En el citado Congreso se aprobó una nueva normativa que rebajaba al 3 por ciento el mínimo de avales exigidos para concurrir a las primarias provinciales, pero al mismo tiempo se daba luz verde a una disposición transitoria que durante el resto del año 2017 permitía la posibilidad de regirse por la reglamentación anterior. A la que se agarró, como un clavo ardiendo, la dirección del PSOE de Andalucía.

Para justificarse, el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, aseguró que para aplicar la norma del 3 por ciento de avales era preciso disponer de un nuevo reglamento, aprobado por el Comité Federal, que desarrolle las novedades introducidas en el último Congreso. Ya que en su opinión, lo contrario equivaldría a cambiar las normas en mitad del partido. Y se quedó tan pancho.

Pero más llamativas aún han sido las declaraciones realizadas hoy por Susana Díaz en las que dijo, para defender la cifra del 20 por ciento en los congresos provinciales, que así el proceso “tendrá más garantías”. Es para hacérselo mirar.

En medio de este cotarro, levantó la voz el expresidente de la Diputación de Málaga y exsecretario general del PSOE de Málaga, Juan Fraile, muy crítico con Díaz y Miguel Ángel Heredia para asegurar que “ahora no hay que preocuparse. Habría que haberlo hecho en el 39 Congreso rompiendo estatutariamente con la situación anterior”.

Por la misma posición se decantaba Enrique Linde, histórico dirigente del PSOE, al afirmar que “un líder prefiere legitimarse por el voto de la militancia, en vez de buscar la posible falta de avales de los otros candidatos”.

A estas alturas de la contienda, desconozco las razones por las que el Congreso Federal dejó abierta la posibilidad de favorecer a Su Susanísima, o quizá se trató de un error en la planificación del nuevo modelo de partido, sustentado en la voluntad de la militancia. Lo cierto es, sea por lo que sea, que Pedro Sánchez ha resbalado en Andalucía, desde donde sufrirá sus consecuencias.

Por lo que habrá que esforzarse en que salgan adelante las candidaturas fetén, por estar inmersas en los nuevos tiempos que corren en el socialismo español. Estás son, en Granada, Chema Rueda; Teba Roldán, en Córdoba; Antonio López, en Almería; en Málaga, Rafael Fuentes; Eva Patricia, en Sevilla; Valeriano Bermúdez, en Jaén; Jesús Ruiz, en Cádiz y José Martín Gómez, en Huelva. Las espadas están en alto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario