martes, 2 de enero de 2018

Habla el presidente legítimo de Tabarnia

Se puede estar de acuerdo o no, pensar que es un nuevo invento de la derechona catalana, o sólo una tomadura de pelo para poner en evidencia a las huestes independentistas. Lo cierto es que Tabarnia se ha convertido en muy pocas semanas en un auténtico fenómeno social, que emerge en los debates políticos y sobre todo, ha sido la estrella de las redes sociales.

La curiosidad sobre el asunto llevó a este medio a ponerse en contacto, mediante Twitter, con el autodenominado  president legítim de Tabarnia, que ha calificado a Carles Puigdemont  como el president fanàtic El líder de Tabarnia confesó que, por el momento, prefiere seguir en el anonimato y se definió como “un catalán sin ninguna vinculación política”, para añadir después que “mis pensamientos creo que están fielmente expresados en mi cuenta  de Twitter”.

Mapa que indica las mayorías a favor y en contra del separatismo.
“La realidad es que a fecha de hoy solo somos un grupo desorganizado de tuiteros. Estamos en las redes. Poco más. No descartamos formalizar algún tipo de "grupo de interés" para ganar presencia en los medios, formar una pequeña estructura y poder financiarnos más fácilmente, dice el que se llama president legítim.

Preguntado sobre cuál sería su relación, por ejemplo, con Andalucía, con el gobierno de Susana Díaz, en el caso de que Tabernia fuera proclamada como nueva comunidad autónoma, el entrevistado señala que “con normalidad institucional, como no puede ser de otra manera. Defendemos un estado plural que incluye la diversidad como signo fundamental de su organización política. Lo que no es admisible que esa diversidad se convierta en enfrentamiento. Esa incomprensión del significado de "pluralidad" nos ha llevado hasta donde estamos”.

Lo cierto es que los promotores de este fenómeno socio-político, que parece que ha nacido para quedarse, distribuyó el día primero del año una moción, supuestamente aprobada por el plenario de las denominadas Juntas Generales de Tabarnia, que consta de tres puntos.

En el primero, reiteran la voluntad política de Tabarnia por el mantenimiento de nuestro estatus jurídico y político, en el seno de la Comunidad Autónoma de Cataluña, así como en el marco de autogobierno que emana del Estatuto de Cataluña y de la Constitución Española. Para añadir después que, “no concebimos un futuro fuera de España, ni deseamos poner en peligro nuestra ciudadanía europea”.

En segundo lugar, la moción señala  que  “rechazamos la propuesta del president fanàtic de una “república catalana” para con la sociedad catalana, enmarcado en el proyecto alocado conocido  como “prusés”. Añaden que “seguimos exigiendo al president fanàtic el abandono inmediato del mismo, la renuncia a la unilateralidad, el respeto inexcusable a la legalidad,  y el acato inmediato de las resoluciones judiciales”.

Para añadir también que “concebimos Tabarnia y el resto de Cataluña como una comunidad de ciudadanos de hoy, no como un pueblo irredento desde el principio de los tiempos”. La referida moción señala además que “no podemos admitir que se imponga el proyecto nacionalista a los que no lo somos. Del mismo modo que rechazamos siempre cualquier proyecto para Cataluña que niegue su carácter plural y abierto”.

“Defendemos un estado plural que incluye la diversidad como signo fundamental de su organización política. Los tabarneses no queremos cuestionar nuestra pertenencia a España y a Europa. Y ambas pertenencias son gravemente cuestionadas por las actuaciones irresponsables del president fanàtic”.
En la citada moción anuncian que “si no termina inmediatamente el prusés, estas Juntas Generales de Tabarnia y con ellas los ciudadanos tabarneses, quedarán igualmente liberados de los compromisos contraídos hace 40 años en la configuración unitaria de la Comunidad Autónoma de Cataluña. “Si eso sucediera, emprenderemos todas las iniciativas que sean necesarias para crear la comunidad autónoma de Tabarnia dentro de España y de Europa.

¿QUÉ ES TABARNIA?
“El término Tabarnia es un neologismo para denominar a los territorios costeros entre Tarragona y Barcelona que comparten características y anhelos comunes, claramente diferenciados del resto de la comunidad autónoma”, explican en su página web.

El origen de Tabarnia está en la plataforma “Barcelona is not Catalonia”, contraria al separatismo oficial catalán, que es la que acuño el término que ha originado un debate de enormes proporciones al que asistimos, sobre todo en las redes sociales, y que tiene como objetivo principal la petición de una nueva comunidad autónoma, separada de la actual Cataluña, y formada por parte de Tarragona y Barcelona para "aislarlas de la amenaza separatista", dicen sus impulsores.

Los impulsores de Tabarnia esgrimen una serie de elementos diferenciadores del resto de Cataluña, entre los que se encuentran, “una alta densidad de población; intensa relación comercial con el resto de España; orgullo por el bilingüismo; mentalidad abierta, mayor renta y mayoría de votos no separatistas”, según sus promotores.