miércoles, 5 de abril de 2017

Un mollino en la corte de Su Susanísima

Miguel Ángel Heredia Díaz (Mollina, Málaga, 1966), se ha visto en la boca del huracán tras ser desvelada por el periódico El Mundo una arenga dirigida a un grupo de militantes de las Juventudes Socialistas, en las que además de arremeter a diestro y siniestro contra algunos de sus compañeros en el Congreso de los Diputados, daba pistas sobre la presunta existencia de una auténtica conspiración para derrocar al entonces secretario general  del PSOE, Pedro Sánchez Pérez Castejón.

El ahora secretario general del Grupo Parlamentario Socialista en la Cámara Baja es un personaje poco conocido a nivel nacional, pero que ha sido clave en la política malagueña y andaluza de los últimos años. Heredia, que es diputado nacional desde 1996, con formación universitaria y del que no se conoce profesión en el sector privado, aunque en su currículo se señala que posee plaza como titulado superior en Cultivos Celulares en la Universidad de Málaga, es uno de los parlamentarios que más iniciativas ha presentado en el Congreso, durante las sucesivas legislaturas en las que ha ocupado escaño. Y presume de ello.

Susana Díaz, junto a Miguel Ángel Heredia (a su derecha).

Pero lo que puede definir mejor a Heredia es diciendo que es puro aparato. Casualmente tuvo su mejor entrenamiento en su etapa como secretario general de las Juventudes Socialistas de Málaga y después como presidente del Comité Regional de Juventudes Socialistas de Andalucía. Para después dar el gran salto a la secretaría general del PSOE de Málaga, corría el año 2008, en un Congreso provincial en el que tuvo una abultada victoria sobre el sector crítico de entonces.

A partir de ese momento la renovada dirección del PSOE malagueño pone en marcha su estrategia interna con el lema “estás conmigo o estás contra mí”, que Heredia impulsó junto a su inseparable Francisco Conejo, por entonces secretario de Organización y en la actualidad número tres del PSOE andaluz, estrechamente vinculado a Susana Díaz. Otro auténtico aparato.

Y a partir de ahí, llegó un férreo control del PSOE, en el que los dos citados dejaron muchos cadáveres en la cuneta, que sin embargo no les condujo al objetivo de lograr buenos resultados electorales. El PSOE malagueño fue perdiendo cuota electoral elección tras elección. A pesar de ello, y gracias a un juego de oscuras alianzas y con las oportunidades que brinda tener la sartén por el mango a la hora de repartir cargos públicos e institucionales, fueron incrementando su control sobre el partido, hasta llegar a un poder casi absoluto. La contestación interna era sofocada de inmediato con el argumento de la necesaria disciplina.

En este escenario, es cuando se produce la repentina salida de José Antonio Griñán, estamos en el año 2013, de la secretaría general del PSOE.  A partir de ese momento comienza un relevo express a favor de  entonces consejera de Presidencia, Susana Díaz. Griñán había anunciado, durante el debate sobre el estado de la comunidad de ese año, que no repetiría para encabezar el cartel de los socialistas andaluces. Inmediatamente se abrió un proceso de primarias que concluyó sin que los militantes llegaran a votar en las urnas, ya que Díaz fue la única aspirante que logró los avales suficientes. En este proceso jugaron un papel determinante tanto Heredia como Conejo.

Susana Díaz, rompe con el equipo de su predecesor y otorga a Málaga, se supone que como pago a los servicios prestados, el mayor peso de su historia en la Junta.

Y llegamos a la reciente actualidad. En las últimas primarias socialistas, julio de 2014, que ganó Pedro Sánchez, arrasando en Andalucía, aunque el aparato del PSOE de Málaga se limitó a cumplir con el papel encomendado por Susana Díaz para derrotar a Eduardo Madina. No pude apreciar nunca que la dirección malagueña exteriorizase un gran entusiasmo por Sánchez.

Heredia, como compensación, fue designado secretario general del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, dicen que es los ojos y los oídos de Susana en Madrid. Tras el golpe de mano en Ferraz el pasado 1 de octubre, toma un papel un papel más activo todavía en la defensa del proyecto susanista, como acaba de revelar la diputada Zaida Cantera en entrevista en Cuatro TV. También se hace necesario repasar las explosivas declaraciones ya citadas a El Mundo, así como el comunicado en el que el secretario general de Comisiones Obreras. Ignacio Fernández Toxo, desmiente con rotundidad las declaraciones de Heredia.

Por último, añadir que el martes día 6, Susana Díaz, afirmó en Carmona (Sevilla) que no compartía las manifestaciones de Miguel Ángel Heredia, que realizó hace meses en una reunión con simpatizantes de Juventudes Socialistas de Málaga sobre la situación interna del partido y dejó claro que ella llevaba meses trabajando "por recuperar la fraternidad entre los compañeros, el respeto, y pidiendo además que se respete a todos los compañeros, opinen como opinen".


Las espadas están en alto y a la espera de que sea la propia Gestora del PSOE la que se pronuncie sobre esta presunta conspiración y sobre las graves descalificaciones vertidas por Heredia, no sólo hacía sus compañeros, sino también en torno a diversos colectivos sociales, como, por ejemplo, los trabajadores autónomos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario