domingo, 30 de julio de 2017

Los malabares del susanismo

El XIII Congreso del PSOE de Andalucía ha servido, sobre todo, para demostrar dos cosas, que el imperio del susanismo se asienta sobre pies de barro y que Susana Díaz no ha terminado de digerir su inesperada derrota en las primarias celebradas a nivel federal en el pasado mes de mayo, para lo que ha recurrido al juego de malabares.

Respecto al primer aspecto, habría que destacar que, a pesar de que la imagen que se ha querido ofrecer de un apoyo aplastante, a la búlgara, de la militancia hacia la presidenta de la Junta de Andalucía en el Congreso regional, con una presencia de 481 delegados oficialistas, frente a los 31 sanchistas, la realidad indica que Susana Díaz no tiene el apoyo mayoritario de los militantes andaluces.
Cornejo, Díaz y Jiménez visitando la sede del Congreso.
Para ello sólo hay que observar el respaldo recibido en los avales de las primarias express andaluzas, que no se llegaron a celebrar por existir nada más que un candidato. Susana Díaz sólo obtuvo el apoyo del 50 por ciento del conjunto de la militancia andaluza, ya que entre los 45.849 militantes del PSOE-A y los 2.650 miembros de Juventudes Socialistas, que arroja una cifra de cerca de 49.000 personas, no llegó a sumar los 25.000 avales.

Lo que también refleja que el supuesto poderío del susanismo se asienta sobre unos  pies de barro que se basa en el clientelismo político. Las estimaciones sitúan en cerca de 30.000 personas las que componen la red clientelar del PSOE-A, entre cargos orgánicos, Junta de Andalucía, diputaciones, ayuntamientos y, las decenas de empresas públicas vinculadas o dependientes del Ejecutivo andaluz. Hacer trilerismo con los números no esconde los hechos, según ponía de relieve en Twitter una veterana militante socialista, adscrita al sanchismo.

Luego está la segunda cuestión, la puesta en escena del malabarismo político, que lleva implícito intentar burlar las resoluciones del 39 Congreso Federal pero sin expresarlo abiertamente o, en términos taurinos, utilizando la media verónica. Para esto es menester condimentarlo todo con una gran dosis de populismo y una no menor proporción de un nacionalismo trasnochado.

En este sentido, el mejor ejemplo de lo que aquí se expone, ha sido el debate sobre la plurinacionalidad, que ya aprobó el Congreso Federal, por lo que es una resolución soberana de obligado cumplimiento, diga lo que diga el histórico José Caballos, que señaló durante el debate de este pasado fin de semana "ni un paso atrás. No vamos a bajarnos del palo mayor del 28-F lo diga quién lo diga y cuando lo diga".

A pesar de que Susana Díaz prometió lealtad a Pedro Sánchez en nombre de toda la militancia andaluza, durante la clausura del Congreso Regional, la realidad revela que la cosa es bien distinta. El susanismo no ha apostado por la integración, quizá más bien por la confrontación. De ahí que haya conservado el núcleo duro de su ejecutiva, a pesar de los cambios introducidos.

De ahí que el sanchista José Antonio Pérez Tapias criticara con dureza, en las redes sociales, el hecho de que el Congreso andaluz aprobara con el 94,80 por ciento la gestión de la dirección regional, que según sus palabras “conllevó una conspiración para derrocar al secretario general del PSOE. Para añadir después, “quien quitó de en medio al secretario general viene ahora a decir con que no se deben arrancar páginas...  retropopulismo!”.

Una gestión que es calificada de inexistente por amplios sectores de la propia sociedad andaluza y que quizá sea la razón de que no se haya hecho público el resultado de la EGOPA, similar a la encuesta del CIS para Andalucía, que no traería buenos augurios para los socialistas andaluces.

Otra razón que augura que la confrontación con Ferraz no ha terminado puede ser otra de las decisiones adoptadas en el Congreso del PSOE-A, que fija el aval del 20% del censo para los aspirantes a participar en primarias para elegir a los secretarios generales en los congresos provinciales que se celebrarán el próximo mes de octubre, frente a la aspiración de los sanchistas de que se rebajase al 3 por ciento aplicando lo establecido en el último Congreso Federal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario