domingo, 21 de enero de 2018

Unidad de la izquierda o nuevo fracaso

Tengo el convencimiento de que el Partido Socialista (PSOE) está en su derecho de aspirar al liderazgo de buena parte de la izquierda española, pero también tengo la creencia de que teniendo en cuenta que el objetivo de cualquier fuerza política es la conquista del poder, el único camino posible es, en la actualidad, mediante la unidad de la izquierda.

Asistimos en estas fechas a un nuevo recrudecimiento del enfrentamiento a cara de perro entre PSOE y Podemos, que no parece conducir a ninguna parte. A los dirigentes de Podemos no les vendría mal hacer una verdadera autocrítica de sus pasos errantes de los últimos meses, por ejemplo su posición ante la investidura de Rajoy o, más recientemente, su postura ante la cuestión catalana.

A la cúpula del PSOE le haría bien, replantearse su estrategia electoral de cara a la serie de comicios que se acercan por el horizonte. Ya he dicho que es muy legítimo presentarse como la única opción con posibilidades para el voto de izquierda, que sigue siendo el mayoritario en España. Pero es más que evidente que el triunfo electoral llegaría de forma más fácil si existe la unidad de la izquierda.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.
En este sentido, se vienen pronunciando muchas voces desde el mismo seno del PSOE, que piensan que el anunciado giro a la izquierda promovido en las elecciones primarias por el propio Pedro Sánchez, debería convertirse en algo más que gestos e intenciones.

Un botón de muestra, está en el artículo publicado el domingo 21 por el analista político de Diario 16, Santiago Aparicio, que escribía un párrafo sintomático,  “La defensa de la soberanía nacional o la clase media-trabajadora, las mismas palabras que utilizan en Ciudadanos, indican que Sánchez está más preocupado por el centro que por la izquierda. Y esto comienza a enfadar a la militancia. Cada día, como un goteo persistente, se van dando de baja cientos de militantes que apoyaron a Sánchez y, hoy en día, se encuentran decepcionados. Para ellos y ellas nada ha cambiado, especialmente a nivel regional, provincial y local. Piensan que apoyaron a Sánchez para girar a la izquierda y no lo ven claro. Otros y otras siguen confiando en su secretario general pero no a cualquier precio”.

Un buen termómetro de lo que pasa en el PSOE están siendo las asambleas abiertas que se extienden por todo el Estado y que vuelven a dar la voz a la militancia y a la importante masa de simpatizantes que, de encontrar satisfacción a sus demandas, serán vitales para llevar a Pedro Sánchez a La Moncloa.

En las últimas fechas se ha abierto un amplio debate en este sentido, con la participación de voces que son referentes para la izquierda de la que hablo. Por ejemplo los profesores Juan Antonio Pérez Tapias y Juan Torres López, cuyas palabras, escuecen en el conjunto de la izquierda.

En una entrevista publicada el mismo domingo día 21 en el periódico Granada Hoy, Pérez Tapias hace una serie de consideraciones de enorme interés sobre el tema que abordo aquí. En concreto, a la pregunta sobre si es tan profundo su desacuerdo como para poner fin a 25 años de militancia en el PSOE, el decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada responde,  “Yo apoyé a Pedro Sánchez en la medida en la que se comprometió con muchas de las cosas que yo defendía. Pero en este contexto de repliegue hay una posición muy cerrada en cuanto al federalismo y en cuanto al diálogo por la izquierda con otras formaciones políticas”. Para Pérez Tapias “ni Podemos ni PSOE van a llegar en solitario al Gobierno; o sacamos conclusiones o las derechas van a gobernar durante mucho tiempo”.

También es menester tener en cuenta las palabras resaltadas por el catedrático Juan Torres en la entrevista concedida en la misma fecha a El Independiente en la que dice, sobre la carencia común entre PSOE, Podemos e Izquierda Unida, “no darse cuenta de que la precondición para poder llevar a cabo las políticas que proponen es que haya una mayoría social que las apoye que vaya mucho más allá de la izquierda. Es decir, los cambios de progreso, por llamarlos de alguna manera, que hoy día son necesarios en España, necesitan una mayoría política y social que se base no sólo en la izquierda. Creo que los tres grandes partidos de la izquierda están fallando porque no se dan cuenta de eso”.

A la vista de lo aquí expuesto, parece evidente por dónde debe discurrir el camino de la izquierda. Para lo que es necesario aplicar una recomendación que hacía este mismo fin de semana el periodista y escritor  Manuel Rivas, “para salir del pozo, en lugar de conformar la realidad a nuestra medida, podríamos intentar una modesta revolución óptica. Ver la realidad de otra manera”. Que así sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario